Marketing olfativo

¿Qué es el Marketing Olfativo?

 

El marketing olfativo transmite los valores de una marca al tiempo que produce sensaciones positivas en el consumidor, quien asocia la marca, de manera inconsciente, con un perfume o aroma. Es, en definitiva, una novedosa y eficaz herramienta de marketing que va más allá del primer objetivo: aromatizar un espacio.

Beneficios del marketing olfativo:

 

Los consumidores se encuentran sometidos a multitud de estímulos (visuales y auditivos) que no hacen sino saturarlos y producir en ellos un sentimiento de escepticismo. El marketing olfativo no sólo logra impactar en ellos como un soporte novedoso a través del cual comunicar nuestro mensaje, sino que además está demostrado que su eficacia y permanencia supera con creces a cualquier otro estímulo sensorial.

La actitud del consumidor se verá condicionada por la experiencia que viva en el establecimiento. Gracias al perfume, la iluminación, la decoración o el trato que recibimos por parte del personal de un local se verá reforzada y veremos cómo se crea valor añadido al tiempo que potenciamos nuestra imagen de marca. El perfume u Odotipo se integra como un elemento más de la estrategia global de marketing y pasa a ser parte de la Identidad Corporativa de la marca.

El sector turístico, y en especial el relacionado con los alojamientos, es uno de los sectores que más demanda el marketing olfativo para la consecución de sus objetivos.


Cuando un cliente se aloja fuera de su casa, la calidez de una habitación puede lograr que su estancia sea más placentera e incluso que apenas note la lejanía de su hogar.

Es por ello que recomendamos a nuestros clientes usar perfumes para recrear una atmósfera de confort y descanso que cautive a los huéspedes, lo cual se traducirá en una recomendación o nueva visita a su hotel.

El sector retail se encuentra en continuo crecimiento y es por ellos que la competitividad y la necesidad de desmarcarse se hacen más patentes. Son muchas las marcas de moda que buscan ubicarse en las calles y centros más exclusivos de las principales ciudades.

El marketing olfativo constituye una herramienta fundamental para que una marca tenga mayor presencia frente a sus competidores. Cuando una marca usa su propio perfume, único, exclusivo, que transmita y refleje su imagen y valores, consigue mejorar su posicionamiento en la mente del consumidor que, unido a una bonita decoración y a un escaparate llamativo, aumentarán de manera notable sus ventas.

Una buena aromatización sirve para más que captar la atención. Mediante un correcto uso del perfume podemos neutralizar y erradicar olores generados por la condensación que se produce en espacios cerrados con una alta concentración de gente que pueden convertir la visita del cliente en una experiencia menos positiva.

Si la marca cuenta con varios puntos de venta, la aromatización se corporativiza, es decir, el perfume pasa a ser parte de la imagen de marca. Contar con una imagen de marca fuerte y homogénea es primordial para que nuestro público nos identifique de manera espontánea y nos posicionemos como empresa fuerte que genera confianza en la mente del consumidor.

El marketing olfativo es un gran aliado para las empresas que pertenecen a este sector. El perfume cumple con el objetivo de lograr el bienestar de los clientes incidiendo de manera notoria en su actitud.

Podemos citar como ejemplo a las clínicas de salud, estética o dentales, donde muchas veces la espera va acompañada de nerviosismo e inquietud. Gracias al perfume podemos lograr que esa espera sea más agradable e incluso que el paciente se sienta más relajado y cómodo.

Otro ejemplo son los gimnasios, que pueden aprovechar el marketing olfativo para eliminar determinados olores propios de su actividad e incentivar y motivar a sus clientes a través del sentido del olfato.