Tras la celebración de la 36ª edición de la Feria Internacional del Turismo, FITUR,  nos queda la sensación de que el horizonte del sector hotelero empieza a clarear. Hay optimismo en el ambiente, pese a que la Feria aún no ha alcanzado los datos de participación pre crisis,  la inversión se recupera y las grandes cadenas se embarcan en proyectos que ya no pretenden capear el temporal, sino que buscan la distinción, el lujo y una oferta tan atractiva que el cliente no pueda olvidar.

hoteles lujo 3

Los hoteles han pasado de ser sitios de descanso a convertirse en auténticas experiencias. La decoración, el ambiente musical y olfativo y la oferta gastronómica se funden para crear ambientes que nos trasportan a sensaciones nunca antes vividas y que permanecerán en nuestro recuerdo como experiencias sensoriales, recuerdos de vida.

hoteles lujo 2

El huésped deja de ser huésped y se convierte en anfitrión. Todo está pensado para que el hotel se adapte a él, a sus gustos y pretensiones y las estancias a la medida junto con un servicio totalmente personalizado son el nuevo must have de los hoteles de lujo.

El arte y el diseño cobran protagonismo con el objetivo de mejorar la experiencia de visita y responder al deseo de autenticidad que el selecto público demanda y la ornamentación ostentosa deja paso a las líneas puras que dejan percibir lo que realmente importa: las sensaciones.

Para responder a este nuevo modelo de cliente, los hoteles se han renovado, apostando por técnicas de marketing que van más allá de la publicidad convencional y los folletos en agencias de viaje. Desde el momento en que el cliente traspasa el umbral, todo aquello con lo que tome contacto está pensado generar impacto. Lo que ve no es casual, lo que oye está calculado al detalle y lo que huele es la seña olfativa del hotel, el perfume que lo embriagará y lo transportará una experiencia sensorial diseñada al detalle durante los próximos días. El marketing olfativo se ha convertido en el gran aliado de los hoteles de lujo para crear impulsos positivos en el cliente que refuercen la imagen de marca y mejoren de manera notable la percepción que éste tiene de ella. Son muchas las cadenas hoteleras y los exclusivos hoteles que han creado su propia firma olfativa y cuyo éxito les ha llevado a tener merchandising inspirado en ella. Velas, mikados, perfumes y sachets copan los estantes de las boutiques de los hoteles ofreciendo al selecto cliente la oportunidad de continuar la inolvidable experiencia en su hogar  y, ¿quién no ha deseado que las vacaciones no acabaran nunca?

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?