0

No sabes cómo ni porqué han llegado todas esas bolsas al maletero del coche. Tú sólo salías a por un par de medias y vuelves equipada para renovar por completo el armario. La tarjeta echa humo y los tickets sobresalen por los laterales de la cartera. ¿Enajenación mental? ¿Hipnosis? No, amigos, es Marketing Olfativo.

Hemos contado cómo abrir un apetito con el que no contabas usando esencias, cómo recargar la pila que vas gastando a lo largo del día a través de determinados perfumes o cómo fidelizar clientes gracias a la creación de un odotipo y hoy vamos a contarte cómo se relaciona la percepción olfativa de determinadas sustancias con el aumento del consumo, o lo que es lo mismo, cómo consiguen que gastemos más.

Según los estudios publicados, entre ellos los elaborados por el «Journal of Marketing», la aromatización afecta al comportamiento del consumidor frente a la actitud de compra. La gente gasta más cuando está rodeada de un ambiente cálido como el que recrean esencias como la vainilla, la canela, esencias ambarinas u orientales como el patchuli y las amaderadas como el sándalo provocan en el consumidor la sensación de encontrarse en un entorno muy sociable o abarrotado de gente. A menudo compramos para hacernos sentir mejor a nosotros mismos, sentirnos «poderosos» y el hecho que encontrarnos en un lugar con demasiado público hace que esa sensación de poder se desvanezca, lo que nos impulsa a comprar de manera no racional objetos que nos devuelvan esa sensación de lujo y poder que hace que recobremos de nuevo el «status» que nos hace sentirnos por encima del resto.

Marketing olfativo y consumo 2

Los estudios demuestran que categorizar los perfumes y aromas según cómo afecten al comportamiento del consumidor es útil para que las marcas establezcan sus estrategias en los puntos de venta de manera que ésta esté enfocada a orientar la percepción espacial del cliente a través de la aromatización.

Lo cierto es que ya sea para fidelizar con un perfume que nos distinga, aumentar el consumo creando ambientes cálidos, ofrecer experiencias sensoriales que nos transporten emocionalmente o motivar determinadas actitudes y comportamientos gracias al uso de esencias, el Marketing Olfativo se usa para crear profundas conexiones sensoriales con el público y son ese tipo de vínculos los que hacen que una marca se «desmarque» del resto.

Si quieres conocer más sobre los perfumes, el Marketing Olfativo y sus aplicaciones, visita nuestra web www.dejavubrands.com.