0

Hoy en día el público está expuesto constantemente a la publicidad. Los anuncios, que ya nada tienen que ver con los clásicos spots de televisión, no dejan de bombardear a la gente en cada segundo de su día. Los consumidores buscan novedad sea la que sea, nuevos tipos, nuevos formatos, nuevas sensaciones.  Buscan sorprenderse. Y nosotros tenemos algo para ellos. Quédate y descubre el marketing sensorial.

Diferenciarse, crear vínculos fuertes, fidelizar, hacer sentir, dejar la razón a un lado y entrar de lleno en el mundo de las emociones. Esto es lo que buscan las marcas día tras día. Y el marketing sensorial es una de las mejores formas para conseguirlo.

 

¿Qué es el marketing sensorial?

Es un tipo de marketing que utiliza los cinco sentidos para despertar sensaciones y emociones en el público objetivo, logrando con ello crear un recuerdo, una emoción y un vínculo con la marca.

A través de la vista, el sonido, el tacto, el gusto y el olfato el marketing sensorial se orienta a una combinación de sentidos que logren crear una experiencia única y diferenciadora.

Conjugando a la perfección los sentidos con los elementos de marca podremos conseguir que el acto de compra se convierta en un momento de confort, de placer sensorial que quede en la conciencia del cliente. Consiguiendo con ello no solo un mayor número de ventas sino también consiguiendo crear una unión entre sentidos y marca.

 

¿Por qué conquistar las emociones?

A lo largo del tiempo, las empresas han tratado de vender sus productos y hacerse presentes en la vida de los consumidores a través de la razón. ¿Quién no recuerda aquellos anuncios que se centraban únicamente en describir las fantásticas cualidades de un producto? A día de hoy, se ha demostrado que las personas dejan esa razón a un lado cuando hay sentimientos de por medio. Esto pasa en la vida real y también en el marketing.

Los recuerdos fijados a través de las emociones, son más duraderos que los que no están asociados a ninguna sensación. Por ello cuando una percepción se fija en la memoria de las personas, se vuelve el medio perfecto para captarla o fidelizarla asociándola con la marca. Es ahí donde actúa el marketing sensorial.

El marketing sensorial está entre nosotros desde hace ya algún tiempo, pero las marcas en su afán por destacar, tratan de darle la vuelta día tras día. Consiguiendo así nuevas experiencias.

 

El marketing de los 5 sentidos

Como si de una tradición se tratase, las marcas se han empeñado durante años en conseguir clientes a través de la vista y el oído solamente. Haciendo de la publicidad visual su mejor reclamo. Pero con el tiempo se ha comprobado que los otros sentidos son igual, o más importantes, para el marketing.

  • Marketing visual: se enfoca a los colores, las formas, el diseño. Apela directamente a la memoria fotográfica intentando que lo que veas se convierta en algo difícil de olvidar.
  • Marketing auditivo: aplicado al sentido del oído. Esta tipología intenta persuadir y estimular al público para conseguir generar un recuerdo y lo más difícil aún, generar una emoción. La música es un reclamo muy fuerte que ayuda a tener recuerdos más claros y emocionales de los productos o las marcas.
  • Marketing táctil: el tacto es un gran valor diferenciador, pero difícil de conseguir. Pues solo puede generarse en experiencias físicas, en las que el usuario mantenga un contacto directo con el producto. A lo largo de los años las marcas han generado productos diferenciados por sus materiales, creando un recuerdo al tacto. Del mismo modo se realizan experiencias que permiten probar y utilizar los productos.
  • Marketing gustativo: el gusto es el único sentido capaz de combinar los otros cuatro. Su labor consiste en activar los demás sentidos y complementarlos. Además su nivel de retención es muy alto, pero su dificultad para utilizarlo en determinados ámbitos restringe su uso al mundo de la gastronomía.
  • Marketing olfativo: Este es nuestro favorito, a ver si adivináis por qué. Crear olores personalizados es crear experiencias, sensaciones personalizadas. Las marcas lo saben muy bien utilizan este sentido como una característica diferenciadora de las mismas. Y es que no hay nada como tener un olor propio e inidentificable.

TODO, absolutamente todo comunica. Y es algo que no debemos olvidar. Un packaging innovador, una banda sonora que se repite en tu cabeza, un sabor que no olvidarás, un tacto que te erice la piel o un olor que te transporte directamente a un lugar.

Generar experiencias únicas, despertar emociones y generar nuevas sensaciones son algunas de las tareas del marketing sensorial. Crea recuerdos, instálate en la mente de consumidor y te convertirás en alguien único que todo el mundo querrá conocer.

Marca la diferencia, elije el marketing olfativo y crea con nosotros un aroma que acompañe a tu marca y la haga única entre las demás.